lunes, 14 de mayo de 2007

EL PAPA ENTRENADOR

¿Para que dedicar tiempo, dinero, esfuerzo y horas de estudio, para conseguir unas acreditaciones que te permitan ejercer como entrenador? Cuando cada sábado tenemos cientos de entrenadores en los campos de fútbol viendo jugar a sus hijos. Lo que yo entiendo como PAPA ENTRENADOR.

Y es que ¿de que sirve acumular años de experiencia formando a jugadores cuando detrás de la grada hay un individuo que siempre sabe lo que había que haber hecho en cada momento?

El PAPA ENTRENADOR es totalmente objetivo, dedica dos o tres jornadas para analizar a su hijo y al equipo, y a partir de ahí juzga con total objetividad que es lo que más le conviene al equipo.

Qué su hijo es un crack del fútbol pues indudablemente lo que tiene que primar es la competición frente a cualquier cosa, hay que entrenar y jugar los partidos simplemente para ganar, no importa que un jugador falte el respeto a un compañero, ni tampoco que se salte los entrenamiento a la torera, si ese jugador es capaz de ganar un partido y así poder saborear el placer de la victoria.

Por el contrario si su hijo como se suele decir "pone mucha voluntad pero...", entonces esta claro, que digo claro esta clarísimo. La competición no importa, es más la competición no sirve de nada y es un sólo un medio para premiar a los mejores, “que injusticia”. Lo único importante es que el niño disfrute, se lo pase bien, juegue con sus amigos, etc.

Y me pregunto yo ¿para qué los entrenadores nos esforzaremos tanto por intentar relacionar estos dos conceptos e intentar extraer la parte positiva de la competición, consiguiendo así una educación formativa en valores? Cuando al parecer en función de las aptitudes de nuestro hijo podemos inclinarnos por una u otra.

En definitiva, el PAPA ENTRENDOR es una realidad, una realidad presente en cada entrenamiento, en cada partido. Una realidad que contamina la relación jugador-entrenador y por supuesto la relación equipo-entrenador, haciendo más complicada si cabe la tarea de formar, educar por parte del entrenador, y complicando mucho que el joven futbolista aprenda de los cientos de valores positivos que se encuentran en este maravilloso deporte como es el fútbol.

Como dijo un conocido entrenador de fútbol “Los jugadores son los que resuelven los problemas difíciles, no los técnicos”. Así que por favor dejemos de poner más trabas a los pequeños futbolistas, y facilitémosles más medios para conseguir lo que todos queremos: que crezcan como jugadores y sobre todo como personas.

“Remar en la misma dirección ayuda a llegar antes a la meta.”

1 comentario:

Javi dijo...

Yo quiero darle la vuelta un poco a esto, desde mi experiencia personal. Como sabes yo soy entrenador de Nivel 2 y padre de futbolista. Soy antes padre que entrenador por eso mi hijo nunca ha estado jugando en los equipos en los que yo he trabajado y como padre lo voy a ver y me tengo que callar. No sabes lo duro que es esto. Cuentas con que el entrenador esta para algo, ya sabemos para que pues somos entrenadores,pero te encuentras por desgracia con gente sin formación, sin experiencia la mayoria de las veces y con otros padres que no tienen esa conciencia que pueda tener yo. Aun asi, confiar en el entrenador es basico, animar al chaval es fundamental y si hay algo que decirle se le dice mejor en la comida en casa. Pero no sabes lo duro que es esto.No poder decirle a tu propio hijo desde el conocimiento, la experiencia y todo lo demas que haga tal o cual cosa. Afortunadamente mi hijo entiende que este callado y me suele decir, Aita si tu eres entrenador por que el padre de tal o cual nos dice cosas y tu que eres el que sabe te callas? y yo le digo que las decisiones en el campo pertenecen al entrenador y a el mismo, un jugador es basico que sepa ver el los errores y el resolverlos sin esperar la ayuda de aita, no vaya a ser que cuando juegue con 40.000 personas espere oir la voz de su padre diciendole lo que tiene que hacer. Javi